La Apnea del Sueño puede causar Hipertensión Arterial.

La Hipertensión Arterial es una enfermedad muy frecuente. Casi dos millones de españoles sufren esta condición médica. Es de destacar, que las personas que la padecen habitualmente no perciben muchos síntomas ni limita a su actividad física diaria como suele suceder con otras enfermedades como asma o insuficiencia cardiaca. Sin embargo, está relacionada con otras enfermedades graves, limitantes y potencialmente fatales, como lo son el ICTUS, el infarto agudo de miocardio, la enfermedad renal hipertensiva, entre otros. Afortunadamente en la mayor parte de los pacientes, esta condición se controla con cambios en la dieta, ejercicio y tratamiento farmacológico.
En algunas ocasiones, a pesar del tratamiento correcto, no se logra controlar los niveles de tensión y se requiere varios tipos de medicamentos para poder controlarla. Esto se denomina hipertensión resistente y puede ocurrir hasta en tres de cada diez personas diagnosticadas.
La Apnea Obstructiva del Sueño también es una enfermedad frecuente y su prevalencia está aumentando por la epidemia de obesidad. Entre un 17-28% de la población española puede padecer esta enfermedad. Las personas que habitualmente roncan, tienen despertares frecuentes y/o pausas respiratorias durante el sueño, además de una marcada somnolencia durante el día, pueden sufrir esta enfermedad y deberían consultar estos síntomas con su médico de atención primaria.
La relación de la Apnea del Sueño con la Hipertensión Arterial es conocida desde hace varios años y actualmnete se reconoce como la principal causa de Hipertensión Arterial secundaria. Estas dos enfermedades están muy relacionadas entre sí. En los pacientes que padecen Hipertensión, entre un 30-50% también tiene Apnea de Sueño. Y en aquellas personas con Hipertensión resistente ese número alcanza el 83%.
Afortunadamente, el tratamiento de la Apnea de Sueño con una mascarilla que aporta presión positiva durante la noche, llamada CPAP, ha demostrado que ayuda a controlar los niveles de Tensión Arterial de manera significativa, especialmente durante las horas de sueño. Por este motivo desde Neumomadrid aconsejamos a las personas que tienen Hipertensión Arterial sistémica, especialmente aquellos que tengan Hipertensión resistente, a consultar con sus médicos habituales para valorar la posibilidad de padecer Apnea de Sueño, para lo que deberían ser remitidos a su especialista en Neumología.

Aprendiendo sobre cáncer de pulmón.

El cáncer de pulmón es el tipo de cáncer más frecuente y una de las principales causas de muerte acabando con decenas de miles de vidas en todo el mundo anualmente. El 80-90% de los cánceres de pulmón se da en fumadores o en personas que han sido fumadoras, siendo el tabaquismo el principal factor de riesgo para el desarrollo de esta enfermedad, ya que aumenta unas 10 a 20 veces la posibilidad de desarrollarla.
Los fumadores pasivos o los fumadores de “tabaco light” también tienen mayor riesgo de desarrollar cáncer pulmonar. Otros factores de riesgo son: personas con antecedentes familiares de cáncer de pulmón, pacientes diagnosticados de EPOC o FPI, los trabajadores en contacto con asbesto (aislamientos, minería, industria textil), petróleo y sus derivados.
En fases precoces la enfermedad no produce ningún síntoma y el diagnóstico en esta fase es generalmente accidental. Desgraciadamente, cuando produce síntomas, suele estar en un una etapa avanzada, y estos dependerán de la localización y extensión del tumor siendo los más frecuentes: disnea (masas centrales), tos (por irritación bronquial más frecuente en tumores centrales), hemoptisis (expectoración con sangre), dolor torácico (si afecta a la pleura o pared torácica), disfonía o síndrome de Horner. En casos de enfermedad metastásica a otros órganos pueden asociarse síntomas derivados de la afección de estos como dolores óseos, cansancio, mareos, pérdida de peso y del apetito.
La elección del tratamiento depende del tipo de cáncer y del estadiaje de la enfermedad, teniendo también en cuenta la situación funcional pulmonar y otras enfermedades del paciente, siendo la cirugía el tratamiento principal, siempre que sea posible, y tratando de realizar la resección de uno o varios lóbulos pulmonares.
En el cáncer no microcítico en los que la enfermedad esté en estadíos intermedios/avanzados se debe considerar la posibilidad de la quimioterapia previa o posterior a la cirugía. En el cáncer de pulmón microcítico, la quimioterapia es el tratamiento principal.
La radioterapia se utiliza en los cánceres no microcíticos en los que no es imposible realizar la cirugía por considerarse inoperable, alto riesgo para el paciente, y como tratamiento de algunas metástasis.
En los carcinomas microcíticos, la radioterapia está indicada en la prevención y tratamiento de metástasis cerebrales o en los casos de enfermedad localizada.
En los últimos años se han incorporando fármacos dirigidos a dianas inmunológicas específicas de las células tumorales, específicamente dirigidos al EGFR (receptor del factor de crecimiento epidérmico) o al VEGF (factor de crecimiento derivado del endotelio vascular) que han aumentado las cifras de supervivencia.
En algunos casos es preciso recurrir a la resección endobronquial con láser para el tratamiento de tumores localizados en tráquea o bronquios principales, así como la colocación de prótesis en casos paliativos.
Es fundamental que un equipo médico multidisciplinar (neumólogos, cirujanos, oncólogos, radioterapeutas, radiólogos, patólogos, etc) esté involucrado en cada caso para una mejor orientación del diagnóstico y tratamiento.
No obstante, lo más importante de todo es recordar que es una enfermedad altamente mortal pero en gran medida prevenible evitando el consumo de tabaco.

Cribado de cáncer de pulmón.

El cáncer de pulmón es el tumor más letal en nuestro medio y afecta a más de 20.000 españoles cada año. El cribado mediante TAC de baja dosis tiene como objetivo primordial el diagnóstico precoz de esta patología que facilite un abordaje terapéutico en estadios más tempranos y suponga un cambio de paradigma en el manejo actual. Con el cribado se pretende mejorar la mortalidad asociada al cáncer de pulmón que actualmente supera el 85%. Uno de los motivos principales de esta triste estadística es que solo un 15% de los carcinomas no microcíticos de pulmón son subsidiarios de tratamiento quirúrgico con intención curativa. El cribado mediante TAC de baja dosis ha demostrado que la tasa de estadios quirúrgicos alcanzada con esta técnica oscila entre el 65 y el 85%, muy superior a la actual. Además, la supervivencia a largo plazo en estos pacientes operados se aproxima al 90% a los 10 años.
El desarrollo de programas de cribado ha sido intenso a lo largo de los últimos 15 años, destacando entre los diversos estudios, el NLST (National Lung Screening Trial) del centro nacional del cáncer norteamericano, el ensayo clínico europeo conocido como NELSON, y la cohorte internacional I-ELCAP (Early Lung Cancer Action Project). La publicación reciente de los resultados del NLST americano confirman la utilidad del cribado que se asocia a una reducción de la mortalidad por cáncer de al menos el 20% si el cribado se realiza durante 3 años. El NLST utilizó como criterios de inclusión la edad y tabaquismo, incluyendo a sujetos sanos con edades comprendidas entre los 55 y 75 años y una exposición tabáquica acumulada de al menos 30 paquetes-año.
Como consecuencia de los hallazgos del NLST, la inmensa mayoría de las sociedades científicas norteamericanas incluyendo la oncológica ASCO y la torácica ATS, apoyan el cribado. Además, las aseguradoras norteamericanas, incluyendo la federal Medicare que corre con los gastos de la atención sanitaria a mayores de 65 años, y la organización gubernamental dedicada al estudio de la prevención sanitaria conocida como USPSTF reconocen el beneficio del cribado y recomiendan su implementación a escala nacional.
En Europa, la sociedad europea de respiratorio (ERS) ha redactado un documento oficial conjunto con la sociedad europea de radiología (ESR) en el que se posiciona a favor del cribado, siempre y cuando se realice con garantías. Entre los requisitos que se consideran imprescindibles se incluyen la pertenencia de los programas de cribado a centros acreditados que dispongan de equipos multidisciplinares expertos en el diagnóstico y manejo del cáncer de pulmón y programas de deshabituación tabáquica, que se cumplan los criterios de inclusión del NLST, que la dosis de radiación no supere los 3 mSv, y que el programa esté integrado en un registro o cohorte.
En España se ha redactado un documento de consenso pendiente de publicar entre expertos de la SEOM, SEPAR, SERAM, y SECT, que apoya el cribado mediante TAC de baja dosis.
El cribado se debe realizar siempre en individuos asintomáticos. Las recomendaciones de la ERS siguen la estela del NLST, optando por incluir a sujetos mayores de 55 años con una exposición tabáquica acumulada de 30 paquetes-año y realizar una primera evaluación con TAC de baja dosis. El seguimiento suele ser anual en el caso de que la primera exploración no identifique nódulos sospechosos. De lo contrario, el seguimiento será individualizado en función de los hallazgos, siguiendo un protocolo preestablecido. Estos criterios son relativamente arbitrarios, ya que se ha demostrado que más de la mitad de los pacientes diagnosticados de cáncer de pulmón no reúnen los criterios de edad y/o tabaquismo del NLST. En este sentido, la experiencia de varios centros Españoles expertos en cribado es pionera al identificar el enfisema y la función pulmonar como marcadores de riesgo que pueden ayudar a optimizar los criterios de inclusión para los programas de cribado. Existe disparidad de opiniones al respecto, pero en general se recomienda que el cribado continúe hasta los 75-80 años de edad si la salud del paciente lo permite. En nuestro país se ha cribado a más de 8.000 individuos en centros que cumplen con las recomendaciones de la ERS y los resultados son excelentes.
Los hallazgos del NLST han motivado una profunda reflexión sobre la viabilidad del cribado a gran escala. En los EEUU, donde se considera coste-eficaz, ya existen más de 900 centros acreditados para su implantación a escala nacional. Sin embargo, el sistema sanitario Español es muy diferente del de los EEUU, puesto que se trata de un sistema de sanidad pública y universal. Varios estudios han calculado el coste por año de vida ajustado por calidad (AVAC) del cribado de cáncer de pulmón utilizando la TAC de baja dosis. Hay que tener en cuenta que aunque la TAC es una intervención cara y compleja desde el punto de vista logístico y el número potencial de sujetos a cribar es importante, el cáncer de pulmón y su tratamiento reducen drásticamente la supervivencia y calidad de vida de la mayoría de los afectados. Los datos del estudio NLST sugieren que el cribado implica un coste de $55.000 por AVAC en los EEUU. El coste para los asegurados por Medicare, mayores de 65 años, se calcula en $241 por individuo, o lo que es lo mismo un incremento del gasto mensual de $1 por asegurado y $19.000 por año de vida ganado. Las cifras en Europa son inciertas, pero probablemente más favorables por tratarse en muchos casos de un sistema sanitario público. Un estudio piloto británico, demostró que el coste por AVAC atribuible al cribado poblacional podría ser de tan solo £8.466. Además, se calcula que la incorporación de un programa de deshabituación tabáquica al cribado como recomienda la ERS reduce el coste a $16.198 por AVAC.

Vacunación de la gripe

La gripe es una enfermedad respiratoria aguda causada por virus que puede llegar a afectar cada año al 10 % de la población, debido, entre otras razones a su fácil transmisión. Usualmente su curso clínico se caracteriza por la aparición de fiebre, síntomas respiratorios y sistémicos (por ejemplo, malestar general). Sin embargo, existen determinados grupos en los que esta enfermedad puede producir complicaciones, hospitalizaciones e incluso la muerte (en nuestro país la gripe produce entre 2000 y 3000 muertes cada año). Estas complicaciones se dan sobre todo en personas mayores, embarazadas y personas con enfermedades crónicas, destacando en este último grupo las patologías respiratorias.
En este contexto, la vacunación contra la gripe se comporta como un pilar fundamental para evitar la enfermedad y sus complicaciones. Así, se ha señalado que la vacunación reduce un 50% la mortalidad general durante las temporadas de gripe. Sin embargo, a pesar de identificar estos grupos de riesgo y de conocer la importancia de la vacunación, un porcentaje importante de personas no se vacuna, destacando que sólo la tercera parte de enfermos respiratorios crónicos llega a vacunarse cada año contra la gripe. En un reciente estudio se ha constatado como hasta un 52% de las nuevas generaciones (llamados millennials) no consideran necesaria una vacunación para la gripe. De ellos, 49% porque no confían en su eficacia, mientras que 29% por temor al sufrir la enfermedad al vacunarse. El CDC (Centers for Disease Control, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades americano) declara que la vacunación es la mejor manera de asegurarnos que no sufriremos la gripe, reduciendo el riesgo entre 50-60%. Pero no sólo consiste en no padecer la enfermedad, sino en no transmitirla a nuestros familiares u a estos pacientes crónicos ya mencionados, pues esta transmisión es muy fácil (contacto con el aire al hablar con otra persona, por contacto con utensilios usados por el enfermo,…).
Es por esta razón que desde la Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica (NEUMOMADRID), queremos resaltar la importancia de la vacunación de la gripe en la temporada 2016 – 17 en aquellas personas en que está recomendado, y a animar a todos los profesionales sanitarios a realizar una labor educativa ante la sociedad para lograr mentalizarnos que la mejor manera de tratar las enfermedades es prevenirlas. Y la gripe es un gran ejemplo para ello.

Grupo de Trabajo de Infecciones Respiratorias y Tuberculosis
Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica (NEUMOMADRID)

Cáncer de pulmón: qué debemos saber

El cáncer de pulmón es el tipo de cáncer más frecuente y el de más elevada mortalidad de todos los tipos de cáncer en hombres (el segundo en mujeres). En nuestro país fallecen unas 18.000 personas al año por esta enfermedad.
La causa principal de este tipo de cáncer es el consumo de tabaco, por ello la mejor forma de prevenirlo es abandonar este nocivo hábito de fumar.
El cáncer de pulmón sigue siendo más frecuente en los hombres, aunque cada vez se diagnostican más frecuentemente en mujeres debido al creciente porcentaje de mujeres fumadoras.
Los síntomas del cáncer de pulmón son silentes o muy inespecíficos, es decir, son muy generales, y frecuentes entre personas fumadoras que lo ven como habituales: tos, sensación de falta de aire al caminar,… Esta es la principal causa que conlleva a un diagnóstico tardío de la enfermedad. Normalmente el principal signo de alarma es la expectoración con sangre (hemoptisis) o el dolor torácico.
El diagnóstico de esta enfermedad se basa principalmente en la realización de una adecuada historia clínica y de una radiografía de tórax. Según los hallazgos, su médico ya considerará si es necesario realizar una TAC y/o una fibrobroncoscopia para tomar muestras.
En el momento actual, no existen pruebas para poder realizar un diagnóstico precoz de la enfermedad, aunque la investigación sigue dando pasos para conseguirlo como ya se ha hecho en otros tipos de cánceres (mama, colon, etc.).
El tratamiento del cáncer de pulmón dependerá del tipo de cáncer y del estadio en el que se encuentre en el momento del diagnóstico. En caso de que esté en estadios iniciales y si las patologías del enfermo lo permiten, se procederá a una cirugía para extirpar el tumor, con o sin quimioterapia complementaria. En caso de que no se pueda operar existen diversos tipos de quimioterapia con o sin radioterapia.
Por tanto, y dado la escasa expresión clínica del cáncer de pulmón y la agresividad que manifiesta, lo primordial es abandonar la causa que lo origina (abandono del consumo de tabaco) y consultar con su neumólogo ante cualquier síntoma de alarma.

10 consejos veraniegos para las personas con enfermedades respiratorias

  1. Evita temperaturas extremas. El calor excesivo o el frío desmesurado pueden ocasionar catarros, infecciones virales, irritación de las vías aéreas,… y eso no te conviene.
  1. Huye del aire acondicionado. Si lo tienes en casa, regula la temperatura entre 24-25 º C. No caigas en la trampa de ponerlo a 18 ºC, tendrás problemas respiratorios seguro.
  1. Evita los cambios bruscos de temperatura. Es habitual que los centros comerciales, tiendas, restaurantes, cines,… tengan temperaturas muy bajas, con el aire acondicionado a tope, aunque en la calle la temperatura sea elevada. Ello condiciona cambios bruscos de temperatura al entrar y salir de los sitios, a veces con 10 o más grados de diferencia. Si no quieres terminar con una infección respiratoria que complique tu enfermedad, evítalo!
  1. ¿Playa o montaña? Ambas tienen sus pros y sus contras. En la playa hay más humedad, pero también más calor. En la montaña se está más fresquito y el clima puede ser más seco. Busca siempre lugares con clima estable y moderado. Pero sobre todo, que te gusten!!
  1. El ambiente seco es el peor enemigo del pulmón. El aire acondicionado reseca el aire que respiramos. Persigue tener siempre un ambiente húmedo y si es necesario, usa humidificadores.
  1. La altura disminuye la densidad de oxígeno del aire. Cuando vamos a lugares por encima de los 3000 metros, debemos saber que respiraremos un aire con menos oxígeno. Si tienes problemas respiratorios, falta de oxígeno en la sangre o realizas tratamiento en casa con oxigenoterapia y estás pensando en viajar a lugares con cierta altitud, consulta a tu médico.
  1. No olvides nunca tu tratamiento habitual. Si te desplazas de vacaciones, lleva contigo los medicamentos que debes tomar y en cantidad suficiente para todos los días que vas a estar fuera de casa. Y sobre todo, tómatelos de la forma que tú médico te ha indicado aunque creas que estás mejor.
  1. ¿Puedo viajar en avión? Por supuesto. En el caso de que quieras realizar un vuelo de más de 4 horas de duración y tengas oxígeno en casa, consulta con tu médico si tienes que llevar oxígeno durante el vuelo.
  1. Adelántate a los acontecimientos. Si tienes asma, seguro que tienes un plan de acción de cómo actuar ante una crisis; lleva corticoides en comprimidos para poderlos tomar vía oral si llega el caso de que sea necesario. Si lo tuyo es EPOC, lleva corticoides igualmente, pero también llévate un antibiótico para tomar en caso de que tengas una infección respiratoria que te produzca más ahogo, más expectoración y cambios en el color del esputo. El antibiótico más adecuado para ti te lo dirá tu médico.
  2. Por último, no te olvides de beber agua. En verano se suda más y es necesario mantener un correcto estado de hidratación del organismo. Con ello se facilita que las flemas sean más fáciles de eliminar.

Espero que disfrutes de un buen verano siguiendo estos consejos. Arréglate y utiliza ropa ligera, holgada y transpirable, que no acumule el sudor en la piel. Haz ejercicio en horas de menos calor, como es a primera hora de la mañana o al atardecer y, sobre todo, disfruta. También con tu enfermedad puedes pasar un buen verano.

Enfermería y la realización del test broncodilatador

El pasado 16 de junio tuvieron lugar los XVI Premios de Neumomadrid, en los que se entregaron, entre otros, los premios a los mejores proyectos.
El Grupo de Trabajo de Enfermería de Neumomadrid recibió como premio una beca de 5000 euros para poder desarrollar su proyecto “Estudio multicéntrico de la comunidad de Madrid para conocer la actuación de enfermería ante la Prueba Broncodilatadora o Test Broncodilatador (PBD/TBD), realizado mediante un cuestionario validado, para posteriormente crear un protocolo de actuación unificado al respecto.”
La idea de realizar este trabajo nació para dar respuesta a la pregunta: ¿realizamos todas las enfermeras la prueba broncodilatadora de la misma manera? Y surgió durante una reunión del GT de Enfermería de NEUMOMADRID.
Por lo tanto, los objetivos del estudio son:
– Conocer el ámbito laboral en el que enfermería realiza esta prueba.
– Determinar su experiencia en la realización de dicha técnica
– Conocer que fármacos y dosis utiliza para la realización de la PBD y de qué forma los administra.
– Observar si existe relación entre el ámbito de trabajo y los fármacos administrados.
– Valorar si existe relación entre la antigüedad profesional realizando esta prueba por parte de los enfermeros y el seguimiento de las directrices internacionales para la realización de la misma.
Como objetivo final y último del estudio, nos centraremos en crear un consenso con los datos obtenidos que nos permita establecer un protocolo para que el personal que lleva a cabo esta prueba, lo realice de la misma manera y así poder evitar la variabilidad de resultados obtenidos en esta prueba por errores relacionados con el factor humano.

¿Qué es una broncoscopia?

La broncoscopia es un procedimiento que consiste en la introducción a través de las fosas nasales de un broncoscopio para explorar el interior de las vías respiratorias. El broncoscopio es una pequeña sonda flexible, habitualmente de medio centímetro de grosor, que tiene una cámara en su extremo y un canal interno. La cámara permite visualizar el interior del árbol respiratorio y el canal interno permite aspirar secreciones e introducir catéteres para tomar muestras o realizar tratamientos.

¿Cómo se hace una broncoscopia?

La broncoscopia se suele realizar estando tumbado. Para realizar el procedimiento el paciente debe estar en ayunas desde las 8 horas previas y no estar tomando medicación que pueda alterar la coagulación de la sangre (antiinflamatorios como el ibuprofeno, antiagregantes como el ácido acetilsalicílico o anticoagulantes como el acenocumarol).

El broncoscopio se puede introducir por la nariz o a través de la boca, pero habitualmente se realiza a través de la nariz.  Previo a la introducción del broncoscopio se aplica anestésicos locales en la nariz o en la boca (dependiendo del lugar de entrada) y anestesia en la garganta mediante un pinchazo en el cuello o mediante unos aerosoles de anestesia. Habitualmente si el estado del paciente lo permite, se suele utilizar sedantes a través de una vía venosa, de forma que el paciente está consciente pero sedado. En procedimientos complejos se puede realizar con anestesia general.

Durante el procedimiento se miden de forma continua diferentes constantes vitales como los niveles de oxígeno en sangre (saturación de oxígeno), frecuencia del corazón y la tensión arterial.

La duración habitual de la prueba suele oscilar entre los 10-30 minutos y es una prueba ambulatoria, es decir, no es necesario ingresar y el paciente se va a casa una vez que ha pasado el efecto de la sedación y se han descartado complicaciones. Como suelen usarse medicamentos sedantes se recomienda acudir a la prueba acompañado y evitar conducir ese día.

¿Qué molestias se perciben durante el procedimiento?

La anestesia local produce pérdida de sensibilidad de la nariz, boca y garganta, por lo que es temporalmente se puede percibir ligera sensación de falta de aire. Se trata de una sensación pasajera y sin riesgo (durante todo el procedimiento se controlan los niveles de oxígeno en la sangre).

El procedimiento típicamente produce tos, aunque también puede producir molestias en la nariz por el roce que produce el tubo del broncoscopio y ocasionalmente náuseas (cuando el paso es por la boca), pero la exploración de los bronquios no es dolorosa (los bronquios no tienen terminaciones nerviosas que transmitan dolor). Conforme avanza la exploración, a través del broncoscopio se administran anestésicos locales dentro de los bronquios para reducir la tos.

Durante la prueba se puede hablar, pero al tener un tubo entre las cuerdas vocales, hablar puede irritar la garganta y producir mayor tos, por lo que se recomienda no hablar durante el procedimiento; además, al no poder cerrarse completamente las cuerdas vocales, hablar cuesta un poco, parecido a cuando se tiene afonía.

¿Para qué se realiza una broncoscopia?

 En primer lugar, la microcámara que tiene en la punta amplía la imagen como una lupa, permitiendo ver el aspecto del tejido de revestimiento interno de los bronquios (mucosa), la presencia de secreciones y de restos de sangre, lesiones dentro de los bronquios o la cuerpos extraños (materiales que han pasado al pulmón por atragantamiento). Sólo se pueden visualizar las primeras divisiones de los bronquios (tubos que llevan el aire al pulmón) porque los bronquios se dividen en ramas cada vez más finas y no permiten el paso del broncoscopio. No es posible ver directamente el interior del tejido pulmonar con el broncoscopio flexible, aunque otras técnicas como la ecobroncoscopia (broncoscopio con una sonda de ecografía en el extremo donde está la microcámara) permiten intuir de forma indirecta las características del tejido a través de la pared del bronquio.

Pocas veces la visualización interna de los bronquios permite saber instantáneamente cuál es la enfermedad que tiene el paciente, pero puede ayudar a acotar las posibilidades y sobre todo, permite seleccionar el lugar donde se van a tomar las muestras.

El principal motivo para realizar una broncoscopia es para tomar muestras. A través del canal interno del broncoscopio se pueden pasar catéteres de tamaño muy fino (de un grosor similar a la punta de un bolígrafo) que permiten tomar muestras de las secreciones, células y tejido dentro de los bronquios y pequeñas muestras del tejido pulmonar y ganglios a través de los bronquios.

Las técnicas más usadas son las siguientes:

  • Se puede aspirar el contenido del árbol bronquial, tanto para retirar secreciones o sangre dentro de los bronquios, como para estudiar la presencia de gérmenes y evaluar el tipo de células que hay dentro del pulmón. El estudio de los gérmenes y de las células no son inmediatos, los gérmenes necesitan un tiempo para que crezcan y puedan ser identificados en las placas de cultivo (dependiendo de la velocidad del crecimiento de los gérmenes desde unos días hasta dos meses) y las células precisan un procesado (fijación, tinción, inmunohistoquímica…) antes de que el patólogo pueda evaluarlas.
  • Cepillado bronquial. Permite frotar el interior de los bronquios, arrastrando mucosidad y células del revestimiento interno de los bronquios. Estas muestras se pueden cultivar para evaluar qué gérmenes hay dentro de los bronquios o bien para analizar mediante estudio de anatomía patológica si las células que recubren los bronquios son anormales. Al igual que el broncoaspirado, los resultados no son inmediatos.
  • Biopsia bronquial y transbronquial. Mediante una pinza de grosor milimétrico, se toman pequeñas muestras de la mucosa que se ve directamente por la cámara (biopsia bronquial) o para tomar biopsias a través de los bronquios más finos, por los que no es posible acceder con el broncoscopio. En éste último caso, la biopsia puede llegar a obtener micromuestras de tejido pulmonar. Estas muestras son muy útiles para el estudio de las células pulmonares, aunque también se pueden cultivar para estudiar la presencia de gérmenes en el pulmón.
  • Lavado broncoalveolar. Se bloquea con la punta del broncoscopio un bronquio del que se quieren obtener muestras de todas sus ramas y se introduce a su través una cantidad de suero (habitualmente 150 ml) que a continuación se aspira para obtener muestras de secreciones y de células superficiales. Habitualmente parte de líquido queda dentro del pulmón, pero no supone un riesgo porque el pulmón lo reabsorbe.
  • Punción trasnbronquial. Mediante una microaguja se puede realizar una punción a través de la pared de la tráquea y bronquios, permitiendo obtener una muestra del tejido que está detrás (pulmón o ganglios). La ecobroncoscopia permite visualizar parte del tejido a través de la pared de bronquio o tráquea, facilitando la toma de muestras. Al igual que pasaba con la biopsia, las muestras muy útiles para estudio de las células de ganglios y otros tejidos del pulmón, pero también pueden ser útiles para estudio de gérmenes.
  • Otras técnicas. Es posible realizar técnicas más complejas con materiales específicos tanto para estudio del tejido pulmonar (criobiopsia, navegación electromagnética), como para el tratamiento de enfermedades (láser, endoprótesis, coils, termoplastia) de los que hablaremos detalladamente en otras entradas del Blog.

 

¿Qué riesgos tiene la broncoscopia?

 La broncoscopia es un procedimiento seguro y de bajo riesgo, en la actualidad es una prueba de rutina para la exploración del árbol bronquial. La aparición de complicaciones es poco frecuente y tienen su tratamiento:

  • Neumotórax: En los casos en los que se realiza biopsia transbronquial o punción transbronquial se puede producir un pequeño agujero de la superficie del pulmón, produciendo una salida de aire dentro de la caja torácica. Habitualmente el agujero es tan pequeño que produce salida de poco aire y se cierra espontáneamente en poco tiempo, pero cuando ocurre es necesario vigilar que no progrese en las siguientes horas. Cuando la salida de aire es mayor o progresa en pocas horas puede colapsar el pulmón (al salir aire dentro de la caja torácica pero fuera del pulmón, empuja al pulmón); en ese hipotético e infrecuente caso es necesario introducir un tubo entre las costillas para sacar el aire y permanecer ingresado hasta que se resuelva.
  • Sangrado: El roce del broncoscopio y la toma de muestras pueden producir pequeñas heridas internas (milimétricas) que suelen sangrar poco y se resuelven por sí mismas (el sangrado y la formación de coágulos es la forma del organismo de cerrar las heridas externas e internas). De forma muy poco frecuente el sangrado puede ser importante y necesitar administrar sustancias que limiten el sangrado a través del broncoscopio, prolongando la duración del procedimiento. De forma muy excepcional pueden requerir un ingreso en UVI para taponamiento del pulmón que sangra y de forma aún más excepcional pueden necesitar una cirugía.
  • Fiebre: si el procedimiento ha sido prolongado o se ha realizado lavado broncoalveolar, la reacción inflamatoria es mayor y puede subir la temperatura unas décimas, desapareciendo espontáneamente. Rara vez la broncoscopia facilita la aparición de una infección respiratoria, situación que se resuelve con un ciclo de tratamiento antibiótico.
  • Estrechamiento de las cuerdas vocales (laringoespasmo) o de los bronquios (broncoespasmo): como consecuencia del paso de algo ajeno al aparato respiratorio, ocasionalmente las cuerdas vocales o los bronquios, se irritan y se estrechan. Suele responder rápidamente al tratamiento con antiinflamatorios intravenosos y broncodilatadores inhalados.
  • Problemas de corazón y aumento de la tensión: durante el procedimiento suele aumentar la frecuencia del corazón y la tensión arterial; el aumento es temporal, leve y desaparece en el momento que se finaliza la prueba. En personas con problemas de corazón o tensión mal controlados, puede suponer un riesgo de angina de pecho o infarto, por eso el procedimiento se realiza en un hospital con un monitor contínuo con las constantes vitales y no se realiza broncoscopia si la enfermedad no está controlada.
  • Muerte: es extremadamente raro que se produzca, porque tiene que ocurrir alguna de las complicaciones previas y no responder al tratamiento que se ha explicado. Estadísticamente es menos probable que sufrir un accidente de tráfico grave en la carretera.

En resumen, la broncoscopia es un procedimiento ambulatorio de bajo riesgo que permite explorar el aparato respiratorio y que aporta mucha información en el estudio de las enfermedades pulmonares.

 

REDUCCIÓN DE COSTES SANITARIOS TRAS EL ABANDONO DEL TABACO

Se podría decir que sobra ya recordar el elevado número de muertes que está relacionado con el consumo de tabaco (cerca de 60.000 muertes al año en nuestro país; más de 600.000 muertes prematuras en el mundo). Igualmente, es bien conocida la gran lista de enfermedades que están directamente causadas por el tabaco: cáncer de distintos órganos, enfermedades cardiovasculares, enfermedades del aparato respiratorio (principalmente la EPOC, Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), y complicaciones varias en el embarazo y en el recién nacido cuando se continúa fumando durante el mismo.

Se han realizado múltiples estudios que ponen en evidencia el elevado coste para el Sistema Nacional de Salud  causado por las enfermedades relacionadas con el tabaquismo, tanto en costes directos (por ingresos, fármacos,…)  como en costes indirectos (bajas laborales causadas por las enfermedades, por ejemplo). Pero también existe cada vez más evidencia sobre el ahorro que supondría a los sistemas de salud la reducción en las cifras de prevalencia del número de fumadores.

Por ello, cualquier medida encaminada a prevenir el inicio en el consumo de tabaco en los más jóvenes y a favorecer el abandono de los ya consumidores  debe ser bienvenida. En el ámbito de estas medidas se encuentra la campaña lanzada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) este año con motivo del día mundial sin tabaco, que se celebra anualmente cada 31 de Mayo. El lema elegido es “Prepárate para el empaquetado neutro”, tratando con ello de disminuir el atractivo de los paquetes de tabaco y aumentar la eficacia de las advertencias sanitarias.

Día mundial sin tabaco 2016

Como cada año, el 31 de mayo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y sus asociados celebran el Día Mundial Sin Tabaco, con el propósito de resaltar los riesgos para la salud asociados al consumo de tabaco y promover la puesta en marcha de políticas públicas eficientes para disminuir ese consumo. Con ocasión del Día Mundial Sin Tabaco 2016, la OMS incita a los Países a que colaboren y hace un llamamiento para que se preparen para el empaquetado neutro de los productos de tabaco.

El tabaquismo causa aproximadamente mil muertes semanales y es la primera causa de muerte evitable en España. Por este motivo realizar estrategias para evitar el inicio al hábito y reducir su consumo son aspectos claves para acometer esta alarmante situación.

En las directrices relativas a los artículos 11 y 13 del Convenio Marco de la OMS para el control del tabaco se recomienda que las partes consideren la adopción del empaquetado neutro. Lo que se pretende con el empaquetado neutro de los productos de tabaco es restringir o prohibir el uso de logotipos, colores, imágenes de marca o información promocional sobre el envase; las imágenes y mensajes que adviertan de los peligros del tabaco cubrirán el 65% de la superficie de los envases, los paquetes mantendrán las imágenes impactantes que se situaran en la zona frontal superior. Los nombres de la marca y del producto se han de presentar en un color y tipo de fuente estándar y sólo podrán colocarse en la zona inferior de la cajetilla. Además todos los envases de tabaco deberán incluir una advertencia general de que el tabaco contiene más de 70 sustancias peligrosas que provocan cáncer.

En diciembre de 2012 Australia se convirtió en el primer país que aplicó el empaquetado neutro y desde entonces diferentes estudios han demostrado la reducción del tabaquismo y el retraso de la iniciación al hábito. Irlanda, Hungría, Reino Unido y Francia aprobaron leyes para dar efecto al empaquetado neutro a partir de mayo de 2016. Brasil, Nueva Zelanda, Singapur, China, Uruguay, Chile, Suecia, Finlandia y Noruega se encuentran en proceso de aprobación de esta norma.

El empaquetado neutro es una importante medida de reducción de la demanda que disminuye el atractivo de los productos del tabaco, restringe el uso de los paquetes de tabaco como soportes para publicitar y promover el tabaco, limita el etiquetado y empaquetado engañoso y aumenta la eficacia de las advertencias sanitarias. Uno de sus objetivos es disminuir el atractivo del tabaco especialmente entre los jóvenes y mujeres. Otra de las ventajas de este empaquetado es que reduce las falsas creencias de que hay cigarrillos menos peligrosos para la salud y aumenta la percepción de riesgo que supone su consumo. El envase neutro alienta a los fumadores a dejar de fumar y/o no iniciarse en su consumo.

La campaña del Día Mundial Sin Tabaco 2016 tiene como objetivos:
• Resaltar el papel del empaquetado neutro como parte de un enfoque integral y multisectorial del control del tabaco.
• Favorecer la implantación de políticas por los Estados Miembros y la aceptación mundial del empaquetado neutro proporcionando información significativa, convincente y persuasiva.
• Incitar a los Estados Miembros a reforzar las medidas y restricciones relativas al empaquetado y el etiquetado, en particular con respecto a la publicidad, la promoción y el patrocinio, a medida que avanzan hacia la adopción del empaquetado neutro de manera gradual.
• Respaldar a los Estados Miembros y la sociedad civil en sus esfuerzos contra la injerencia de la industria tabacalera en los procesos políticos conducentes a la adopción de leyes sobre el empaquetado neutro.

La OMS también canaliza sus esfuerzos en el desarrollo del control del tabaco y las necesidades específicas en los grupos vulnerables, como los jóvenes y los adolescentes, a fin de prevenir el inicio del consumo de tabaco en estos grupos poblacionales.

El 31 de mayo de cada año la OMS y sus asociados celebran el Día Mundial Sin Tabaco para enfatizar los riesgos sanitarios relacionados con el consumo de tabaco y propugnar políticas que faciliten la reducción de dicho consumo.

Paz Vaquero Lozano
Coordinadora Grupo Trabajo Tabaco NEUMOMADRIDempaquetado neutro tabac