TROMBOEMBOLIA PULMONAR Y GESTACIÓN: CUATRO PREGUNTAS CLAVES.

¿Qué es el tromboembolismo pulmonar (TEP)?
La enfermedad tromboembólica venosa incluye dos enfermedades: la trombosis venosa profunda (TVP) y la tromboembolia pulmonar (TEP). La TVP ocurre cuando se forma un trombo o coágulo en la pared de las venas obstruyendo el paso normal de la sangre, y ocurre generalmente en las venas de las extremidades inferiores (EEII). En ocasiones este trombo se desprende de la pared de la vena, viaja por el torrente sanguíneo hasta llegar al lado derecho del corazón, desde donde se envía a las vasos pulmonares donde queda impactado obstruyendo de nuevo el paso de la sangre, a lo que llamamos TEP.

¿Por qué es importante la TEP en el embarazo y en el puerperio?
Existen diferentes circunstancias que aumentan el riesgo de padecer una TEP, a las que llamamos factores de riesgo. Los factores de riesgo para el desarrollo de TEP se pueden agrupar en 3 grandes conjuntos:
1. Inmovilización (cirugías, ingresos hospitalarios, lesiones traumatológicas en EEII como fracturas o viajes prolongados, a lo que denominamos síndrome de la clase turista)
2. La presencia de cáncer, así como las diferentes circunstancias que lo acompañan: quimioterapia, catéteres, etc.
3. Aspectos relacionados con alteraciones hormonales: tratamiento con estrógenos (anticonceptivos orales), el embarazo, el puerperio y la fecundación in Vitro (FIV).
Debido a este último punto, en el que la gestación (embarazo, puerperio y FIV cuando existe) es un factor de riesgo para el desarrollo de TEP, es importante tener en cuenta el diagnóstico de TEP cuando una paciente gestante acude a urgencias con sintomatología compatible. El riesgo es mayor en el tercer trimestre y las primeras 6 semanas posparto, pero se mantiene hasta el mes 3 postparto. La fecundación in vitro aumenta aún más el riesgo, especialmente en el primer mes de gestación. Para poner números, la incidencia es de 0.3-1 caso de TEP por cada 1000 partos. En los países desarrollados, es una de las principales causas de mortalidad materna relacionada con la gestación.

¿Cómo se diagnostica la TEP? y ¿son peligrosas las pruebas diagnóstica para la gestante y/o el feto?
Los síntomas se asemejan a los de una mujer no gestante y son completamente inespecíficos, siendo los más frecuente: disnea, dolor torácico, tos y pérdida de conocimiento. Tras la sospecha clínica se debe progresar a hacer pruebas de imagen para llegar a correcto diagnóstico. La prueba de elección para confirmar el diagnóstico sería la ecografía doppler de extremidades inferiores, que no es nada invasiva y permite el diagnóstico de trombos en EEII. Si no da el diagnóstico, el siguiente paso sería realizar una prueba de imagen de la circulación pulmonar que permita visualizar los trombos en las arterias pulmonares. Existen dos opciones: la gammagrafía de perfusión (muy poca radiación), o bien una angioTC con protección mamaria (prueba diagnóstica de elección en el diagnóstico de TEP). Ambas son seguras, ya que la radiación administrada es claramente inferior a la que supondría un riesgo fetal. Además es esencial llegar a un correcto diagnóstico para pautar un correcto tratamiento, ya que estamos hablando de un cuadro potencialmente grave.

¿Cómo se trata la TEP? y ¿son seguros los tratamientos para la gestante y/o el feto?
El tratamiento básico de la TEP es la anticoagulación. Durante la gestación el tratamiento de elección son las heparinas de bajo peso molecular que se administras de forma subcutánea. El acenocumarol (Sintrom©) está completamente contraindicado durante el embarazo, porque ha demostrado producir graves malformaciones fetales.
En el puerperio podemos usar heparina de bajo peso molecular o Sintrom© de forma segura.
El tratamiento anticoagulante debe mantenerse al menos 6 semanas tras el parto y mínimo en total de 3 meses.

Anuncios

Formación en el grupo de trabajo de Enfermería de Neumología.

Los meses de febrero y marzo han sido de actividad intensa para el Grupo de Trabajo de Enfermería de Neumomadrid, que continúa buscando la autoformación y a la idea de compartir conocimientos, por lo que durante estos meses se han llevado a cabo dos cursos de lo que consideramos temas de gran interés entre la enfermería madrileña.
En el mes de Febrero, tuvimos la oportunidad de reunirnos con un gran número de enfermeras/os para ponernos al día sobre una de las patologías respiratorias más frecuentes, en el curso de “Actualización en asma para enfermería”, en el Colegio de médicos de Madrid.
Fue una extensa jornada donde pudimos abordar a fondo el asma desde las más variadas perspectivas, partiendo de conceptos básicos, y abordando aspectos del paciente asmático desde el laboratorio de función pulmonar, a la consulta de enfermería y el asma infantil, asma ocupacional o asma y tabaquismo. Todo ello con una gran participación de profesionales que asistieron al curso, que lo enriquecieron aportando ideas y experiencias.
La segunda parte de la jornada consistió en la realización de tres talleres (Peak flow y cooximetría, espirometría e inhaladores), también con una gran implicación por parte de los asistentes.
Y en este mes de marzo se ha llevado a cabo en la sede de Neumomadrid, la I Jornada de “Cuidado del paciente respiratorio en Atención Primaria”. Durante toda una tarde, se fueron desarrollando temas de gran importancia y actualidad para la enfermería respiratoria en Atención Primaria, como la realización de la espirometría y la terapia inhalada; mediante talleres muy dinámicos y prácticos. Así mismo, se abordaron temas como la utilidad de la pulsioximetría y el peak flow en este ámbito; la oxigenoterapia; y el abordaje del paciente fumador en la consulta de enfermería.
La jornada tuvo una gran acogida, y permitió el intercambio de experiencias entre la enfermería de nuestro grupo y la de Atención Primaria. Lamentablemente, gran número de enfermr@s no pudieron asistir por falta de aforo, por lo que intentaremos realizar una segunda edición del curso.
Seguiremos trabajando en la realización de cursos y jornadas que permitan el intercambio de conocimientos entre los profesionales que dedicamos nuestro trabajo al cuidado del paciente respiratorio… Nos vemos en el Congreso de Neumomadrid!!.

Llega la primavera y soy alérgico, ¿qué puedo hacer para que no empeore mi asma?.

Llega la primavera, y con ella, la época de polinización de las gramíneas, el olivo, el plátano de sombra y el plántago. ¿Qué debo saber si soy asmático y alérgico?
El asma es una enfermedad inflamatoria de las vías respiratorias cuyos síntomas se desencadenan, en los pacientes alérgicos por la exposición a estímulos, como los pólenes. Esta inflamación afecta principalmente a los bronquios pero se extiende incluso a la nariz, manifestándose como rinitis. Por lo tanto, debemos evitar el contacto con dichos alérgenos y aquí te damos algunas recomendaciones1:
– Conoce la concentración de polen existente. En España, existe una Red de Aerobiología (http://www.uco.es/real/) con muchas estaciones colectoras que dan información detallada sobre la cantidad y tipo de polen en casi todas las zonas. Además, existen diferentes aplicaciones móviles que informan sobre las concentraciones de los pólenes al instante, por ejemplo: Polen Control, Alergoalarm o Alerta Polen.
– Cierra las ventanas de casa, en las horas de mayor concentración de polen, para evitar que entren las partículas del exterior.
– Evita montar en moto, bicicleta o descapotables. Utiliza filtros antipolen en el coche.
– Instala aparatos de aire acondicionado con filtros.
– Evita salir a la calle los días de máxima concentración polínica, sobre todo en los días secos, soleados y ventosos. Si es imprescindible salir, utiliza mascarillas con filtro.
– Evita salir a zonas de abundante vegetación.
– Selecciona lugares de vacaciones libres de pólenes como playas.
– Evita o disminuye las actividades al aire libre durante las primeras horas de la mañana y la última hora de la tarde.
– Evita cortar el césped, estar cerca del césped recién cortado o tumbarte sobre la hierba.
– Dúchate y cámbiate de ropa después de hacer una actividad al aire libre.
– Seca la ropa en una secadora, mejor que al aire libre, ya que el polen se acumula en ella.
– Utiliza gafas de sol al salir al exterior.

1.- GEMA para pacientes. Recomendaciones sobre asma. [Internet] [citado 14 de marzo de 2017]. Disponible en: http://www.gemasma.com/

¿Por qué elegir Cirugía torácica como mi especialidad?

La cirugía torácica es una de las más desconocidas de las cirugías. Mientras se es estudiante, con suerte se pueden ver 2 ó 3 cirugías y apenas se pasa un día por la consulta. De esta forma es imposible descubrir una especialidad tan variada, tan amplia como la cirugía torácica. Lo primero de todo sería […]

a través de ¿Por qué elegir Cirugía Torácica como mi especialidad? — Neumomadrid

Por qué elegir la especialidad de Neumologia en el MIR.

El estudiante de medicina imagina la Neumología como el uso de inhaladores para tratar la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y el asma bronquial. No obstante, las áreas de trabajo que comprende esta especialidad incluye además las enfermedades respiratorias ocupacionales, trastornos del sueño, ventilación mecánica y cuidados respiratorios críticos, oncología torácica, tabaquismo, enfermedades vasculares pulmonares, […]

a través de Por qué elegir la especialidad de Neumología — Neumomadrid

Aumento de la mortalidad por enfermedades respiratorias.

Recientemente el INE ha publicado las cifras de defunciones en 2015, siendo estas 422.568, un 6,8% más que en el año previo. Por sexo fallecieron 213.309 hombres (5,8% más que en 2014) y 209.259 mujeres (7,7% más). La tasa bruta por 100.00 habitantes fue de 910,5 fallecidos, suponiendo un incremento del 6,9% respecto al año anterior. Destaca que las enfermedades del sistema respiratorio se sitúan como tercera causa, incrementándose un 18,3% respecto a la publicación anterior.
Las enfermedades del sistema circulatorio siguen siendo la primera causa de muerte (267,6 fallecidos/100.000 habitantes); los tumores la segunda (240/100.000) y las enfermedades del aparato respiratorio son la tercera causa de muerte (111,7/100.000 habitantes). Con respecto al año previo el incremento de los fallecimientos por enfermedades del sistema circulatorio fue del 5,8%, de los tumores 1% y por enfermedades del sistema respiratorio un 18,3%. Analizando por enfermedades, el mayor incremento de defunciones se produjo en neumonías (20% más en hombres y 21,8% en mujeres).
Con respecto a los tumores, los de mayor mortalidad siguen siendo el cáncer de bronquios y pulmón, con un incremento de 1,6% respecto al año 2014, y el de colon (que disminuyó su mortalidad un 2,3%). El cáncer de pulmón fue el de mayor mortalidad en varones, con un aumento de mortalidad del 0,3%, mientras que el de colon la redujo un 4,3%. En mujeres el cáncer con mayor mortalidad fue el de mama (0,1% más respecto a 2014).
En la comunidad autónoma de Madrid, al igual que en todas las del territorio nacional, las enfermedades del aparato respiratorio fueron igualmente la tercera causa de muerte con una tasa bruta de mortalidad 114,7/100.000 habitantes.
Estas cifras deben hacernos reflexionar sobre las posibles causas:
– Envejecimiento de la población: influye en cualquiera de las otras enfermedades que producen mayor mortalidad. No obstante, debemos tomar conciencia de que nuestros pacientes en Neumología son cada vez más pluripatológicos.
– Adecuada vacunación: hay que tener en mente que el mayor incremento de defunciones se produjo en neumonías, por lo que no se debe de relajar la recomendación de vacunación en la patología con enfermedad respiratoria crónica.
– Consumo de tabaco: éste también va a influir en las dos principales causas de mortalidad, las enfermedades cardiovasculares y los tumores. En este punto sí que se debe realizar un esfuerzo aún mayor para poder disminuir las cifras de prevalencia y con ello las consecuencias del consumo. Este esfuerzo se debe realizar desde distintos estamentos como la Administración (reforzamiento de las medidas legislativas), docentes (para tratar de inculcar a los escolares los peligros que conlleva el fumar) y desde la asistencia sanitaria, realizando una intervención en tabaquismo en cada visita, así como ofertando un tratamiento y seguimiento.

Es evidente que se debe pasar a la acción para no volver a ver un incremento tan llamativo en la mortalidad por enfermedades respiratorias cuando el año que viene se publiquen las cifras de mortalidad de 2016.