Día mundial del Asma 2017.

Como cada año el primer martes de mayo se celebra el Día Mundial del Asma, evento auspiciado por la Global Initiative for Asthma (GINA), que este año tendrá lugar el día 2 de Mayo de 2017. Hasta el año 2016 el lema elegido cada año ha sido el mismo: “Puedes Controlar tu Asma”.
Este año la GINA introduce un nuevo lema “Asma: Mejor Aire, Respira mejor” para sensibilizarnos a todos de que debemos cuidar el medio ambiente, procurando un aire más limpio y libre de contaminantes.
Según la EPA (1), Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, hay dos contaminantes del aire que pueden afectar al asma. Uno es el ozono (que se encuentra en el “smog” o neblina tóxica). El otro es la contaminación por partículas (que se encuentran en la neblina, el humo y el polvo). Cuando el ozono y la contaminación por partículas se encuentran en el aire, los adultos y los niños con asma tienen más probabilidades de tener síntomas. La contaminación del aire puede hacer que otros desencadenantes, como el moho y los ácaros del polvo por ejemplo, afecten más al paciente asmático. El ozono suele aumentar en los días de calor en verano, especialmente por las tardes y al comienzo de la noche. La contaminación por partículas puede ser perjudicial en cualquier época del año, incluso en invierno. Suele aumentar especialmente cuando el tiempo está calmado, lo que permite la acumulación de la contaminación en el aire. Los niveles de partículas también pueden estar elevados cerca de las carreteras con mucho tránsito, durante las horas pico del horario laboral (última hora de la tarde) y alrededor de las fábricas o cuando hay humo en el aire proveniente de estufas de leña, chimeneas o quema de vegetación.
Se deben planificar las actividades en el exterior, sobre todo el ejercicio en el paciente asmático, para realizarlas cuando y donde los niveles de contaminación sean inferiores. En verano, se recomienda realizar las actividades más vigorosas por la mañana. Y el ejercicio debe realizarse lejos de carreteras con mucho tránsito o áreas industriales. En los días de calor, con “smog”, cuando los niveles de ozono están muy elevados, se debe considerar realizar el ejercicio en interiores. Es interesante para los asmáticos conseguir información actualizada sobre la calidad del aire local, casi siempre disponible a través de distintas aplicaciones móviles o las webs de los ayuntamientos, principalmente en las grandes ciudades.
El Comité de la Salud y el medio ambiente de la Sociedad Europea de Respiratorio (ERS) (www.ersnet.org ) ha desarrollado 10 principios para el aire limpio, que resumen el estado de la ciencia para orientar las políticas de salud pública respecto a la contaminación ambiental (2).
Decálogo por un aire limpio:
1. Los ciudadanos tienen derecho a un aire limpio, del mismo modo que al agua potable y a alimentos seguros.
2. La contaminación del aire es una de las mayores amenazas para la salud ambiental, dando lugar a una reducción significativa de la esperanza de vida y la productividad.
3. Las partículas finas y el ozono son los contaminantes más graves. Se necesita reducir con urgencia sus concentraciones de forma significativa.
4. La contaminación en las proximidades de las carreteras representa una amenaza grave para la salud, que no puede abordarse adecuadamente mediante la regulación de la masa de partículas finas y de ozono. Se necesitan abordar otras medidas tales como el control de las partículas ultrafinas de carbón negro para investigaciones futuras y sus correspondientes regulaciones.
5. Las emisiones no precedentes del tubo de escape (a partir de los frenos, los neumáticos, las superficies de carreteras, etc.) representan una amenaza para la salud de los usuarios de las carreteras y los sujetos que viven cerca de carreteras muy transitadas.
6. En la práctica, las emisiones de dióxido de nitrógeno procedentes de los motores diesel modernos son mucho mayores de lo previsto. Esto puede exponer a corto plazo, a muchos usuarios de carreteras, y personas que viven cerca de las carreteras más transitadas, a concentraciones máximas durante las horas pico y durante períodos de estancamiento del aire ambiental afectando a la salud.
7. El calentamiento global provocará más olas de calor, elevando las concentraciones de contaminación del aire. Las altas temperaturas y la mayor contaminación del aire actúan sinérgicamente produciendo efectos más graves de lo esperado para la salud, que el calor o la contaminación por separado.
8. La combustión de combustible de biomasa genera contaminantes tóxicos. Esto es cierto tanto para los fuegos controlados (chimeneas, estufas de leña y quemas agrícolas), como para los incendios forestales no controlados. Hay necesidad de evaluar los impactos reales de salud de la contaminación del aire de estas fuentes en muchas zonas de Europa para informar sobre la necesidad de un control mejor.
9. El Cumplimiento de los valores límite actuales para los principales contaminantes atmosféricos en Europa no confiere protección para la salud pública. De hecho, se producen efectos muy graves sobre la salud a concentraciones muy por debajo de los valores límite actuales, especialmente los de partículas finas.
10. Las políticas de la Unión Europea para reducir la contaminación del aire son necesarias en última instancia para conseguir que el aire esté limpio y libre de efectos adversos significativos sobre la salud de los ciudadanos europeos. Los beneficios de estas políticas son muchos mayores que los costes.

Terminamos este post de nuevo con el lema de este año “Asma: Mejor Aire, Respira mejor”, colaboremos para tener una mejor calidad del aire para todos y para que con o sin asma respiremos mejor.
Bibliografía:
1. Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, http://www.epa.gov/asthma
2. Brunekreef B, Annesi-Maesano I, Ayres JG, et al. Ten principles for clean air. Eur Respir J 2012; 39: 525–528

DIA MUNDIAL ASMA 2017

Viviendo con hipertensión pulmonar.

La hipertensión arterial pulmonar (HAP) es una enfermedad progresiva que reduce el flujo sanguíneo y aumenta la presión en los vasos sanguíneos del pulmón. Las arterias pulmonares son los grandes vasos sanguíneos responsables de transportar sangre desde el corazón hasta los pulmones para recoger oxígeno. En HAP, las células que recubren el interior de estas arterias proliferan y cambian la estructura normal del vaso sanguíneo, causando un aumento en la resistencia a la sangre que fluye a través de ellos y aumentando así la presión arterial. Este aumento de presión en la arteria pulmonar supone una sobrecarga para el ventrículo derecho que es el responsable de impulsar la sangre hacia los pulmones. A lo largo del tiempo el ventrículo derecho se vuelve incapaz de “soportar” dicha carga y empieza a fallar. Y es esta situación la que conduce a la intolerancia para realizar actividades físicas y disnea.

¿Cuántas personas se ven afectadas por la HAP?

La HAP afecta a 15-50 individuos por millón de personas. Las personas de todas las edades y etnias sufren de esta enfermedad, aunque es más común en las mujeres que en los hombres.
Clasificación clínica:
La hipertensión pulmonar se clasifica en 5 grupos dependiendo del mecanismo que produce la enfermedad.

¿Qué opciones de tratamiento hay disponibles?
En el momento actual no hay cura para esta grave enfermedad. Sin embargo, en ninguna enfermedad se han realizado tantos avances en cuanto a la terapéutica. En relativamente poco tiempo se han logrado desarrollar y comercializar 12 fármacos. Todos los pacientes pueden tener acceso a esos fármacos, pero un punto que es muy importante es un correcto diagnóstico y una estratificación pronóstica adecuada. El objetivo actual es garantizar que todos los pacientes con HAP tengan acceso a centros de excelencia en el diagnóstico, tratamiento contínuo de su enfermedad y devolverles a una situación clínica de bajo riesgo que les permita hacer una vida lo más normal posible.
Los medicamentos aprobados en Europa para el tratamiento de la hipertensión arterial pulmonar se dividen en:
1. Los antagonistas del receptor de la endotelina (“ERA”). Tres ERA están aprobados para su uso en HAP en Europa: Bosentán, Macintentán, Ambrisentán.
2. Inhibidores de la fosfodiesterasa tipo 5 (“PDE-5”) Dos inhibidores de PDE-5 están aprobados para su uso en Europa: Sildenafilo y Tadalafilo.
3. Prostanoides: La prostaciclina tiene efectos vasodilatadores muy fuertes sobre los vasos sanguíneos. En personas con HAP se ha demostrado una producción insuficiente de prostaciclina. El uso clínico de la prostaciclina ha sido posible gracias a los análogos sintéticos. Cuatro fármacos dirigidos a la vía prostaciclina están actualmente aprobados en Europa: Selexipag, Iloprost, treprostinil, Epoprostenol
4. Los estimuladores solubles de guanilato ciclasa (SGC): Riociguat – ha sido aprobado en Europa para la HAP y para la hipertensión pulmonar tromboembólica crónica.
Actualmente no hay medicamentos aprobados para las otras tres clases de hipertensión pulmonar (grupos 2, 3 y 5 de la OMS). La investigación sobre nuevos tratamientos sigue en curso y puede en un futuro próximo conducir a nuevas aprobaciones de fármacos.
Hipertensión Pulmonar Tromboembólica Crónica.
La hipertensión pulmonar tromboembólica crónica (HPTEC) es el único tipo de hipertensión pulmonar que puede ser potencialmente curable si se administra el tratamiento adecuado.
El mecanismo de este tipo de hipertensión pulmonar se explica por la obstrucción total o parcial por un trombo que se cronifica en la arteria pulmonar, y esto nuevamente causa aumento de la presión dentro de la arteria pulmonar y disfunción del ventrículo derecho.
¿Qué causa la HPTEC?
Puede ser el resultado de coágulos de sangre que viajan a los pulmones (llamado embolia pulmonar) y bloquear las arterias pulmonares. Se piensa que a veces estos coágulos de sangre no desaparecen completamente después del tratamiento con anticoagulantes y una porción puede permanecer pegada a la pared de las arterias en los pulmones. Con el tiempo, el tejido se se vuelve más fibroso, creando un bloqueo que impide que la sangre fluya fácilmente a través de los pulmones.
Estos coágulos “fibrosos” son característicos de HPTEC y son muy diferentes de los coágulos de sangre de una embolia pulmonar aguda, como se muestra en la imagen inferior.

Tratamiento de la HPTEC.
Se calcula que la HPTEC afecta a 8-40 personas por millón de personas en todo el mundo. En el momento actual el tratamiento de elección para curar la HPTEC es la cirugía denominada endarterectomía pulmonar (PEA) para eliminar la “obstrucción fibrosa del pulmón”. La cirugía de PEA sólo es llevada a cabo por un pequeño número de cirujanos altamente cualificados y sobre todo la selección de los pacientes debe hacerse por un equipo multidisciplinar experto para asegurar que el tratamiento sea el más adecuado para el paciente y sobre todo que a ningún paciente se le niegue la posibilidad de curarse. Por tanto, el proceso de evaluación por el centro experto es el pilar fundamental. La tasa de curación con esta cirugía para los pacientes que son candidatos a ella es de aproximadamente un 75% y está disponible en España. Existe cerca de un 25% de pacientes que pueden mantener un cierto grado de hipertensión pulmonar residual. Todos los pacientes después de la cirugía PEA, necesitan someterse a exámenes médicos regulares y necesitarán mantener la anticoagulación el resto de su vida.
Para los pacientes que no son candidatos a la cirugía de PEA existen otras opciones de tratamiento como el tratamiento médico y dilatación de las arterias pulmonares mediante un catéter (angioplastia de arterias pulmonares). Nuevamente esto debe ser evaluado por un centro con experiencia en el manejo de esta enfermedad.
El mensaje para llevar a casa…
• Un correcto diagnóstico y estratificación pronóstica es fundamental para lograr el objetivo de devolver al paciente a una situación de bajo riesgo.
• Los nuevos tratamientos han llevado a mejoras significativas para los pacientes en términos de síntomas, progresión de la enfermedad y supervivencia.
• Actualmente no hay medicamentos aprobados para las otras tres clases de hipertensión pulmonar.

Para mayor información consúltalo con tu médico o a través de las asociaciones de pacientes.

 

Reunión Científica del Grupo Íbero-latino-americano de Control del Tabaquismo de la ERS.

El pasado 27-Marzo-2017, tuvo lugar la primera Reunión Científica del Grupo Íbero-latino-americano de Control del Tabaquismo de la ERS dirigido por el Dr. Carlos A. Jiménez Ruiz, Chair del Tobacco Control Committee de la ERS y miembro destacado del grupo de trabajo de tabaquismo de Neumomadrid, con el lema “Hacia estrategias más estrictas para el control del tabaquismo. Un paso al frente en los países íbero-latino-americanos”. Dicha reunión se celebró en colaboración con la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), la Asociación Latino-americana del Tórax (ALAT), la Sociedad Portuguesa de Neumología (SPP) y la Sociedad Brasileña de Neumología y Cirugía Torácica (SBPT) y con el apoyo de la European Network for Smoking Prevention (ENSP).

Durante dicha reunión se debatió, entre otras cosas, sobre las recomendaciones sobre el control del tabaquismo para el gobierno de España. El gobierno debería aplicar o reforzar las disposiciones contenidas en el Convenio Marco para el Control del Tabaquismo (CMCT), en relación a los artículos que tienen que ver con:
– La industria tabacalera. El gobierno debería evitar las injerencias de la industria tabaquera en la toma de decisiones políticas sobre el control del tabaquismo.
– Medidas relacionadas con los precios e impuestos para reducir la demanda de tabaco.
– Empaquetado y etiquetado de los productos de tabaco.
– Educación, comunicación, formación y concienciación del público.
– Medidas de reducción de la demanda relativas a la dependencia y al abandono del tabaco.
– Comercio ilícito de productos de tabaco.

¿Qué falta por hacer?
 Incluir el CMCT en las prioridades nacionales de desarrollo MANUD.
 Elevar el precio de los productos del tabaco.
 Avanzar en la regulación del consumo de tabaco en lugares públicos.
 Etiquetado y empaquetado: Avanzar para el empaquetado genérico.
 Campañas para promover educación, comunicación, formación y concienciación.
 Líneas telefónicas de ayuda.
 Financiación pública de los tratamientos para dejar de fumar.
 Prohibición de publicidad, promoción y patrocinio directos e indirectos de los productos del tabaco.
Así mismo el gobierno debería también adoptar medidas para la regulación de los cigarrillos electrónicos con o sin nicotina, éstos deberían cumplir con la ley sobre los productos de tabaco, pasar un control de calidad y seguridad del producto y regularlos como producto medicinal. Del mismo modo el gobierno debería prohibir el consumo de las pipas de agua y de las hookahs o narguiles en los bares y lugares de ocio y advertir a la población en general, y en particular a los jóvenes, de los peligros para la salud del consumo de estos productos.

TROMBOEMBOLIA PULMONAR Y GESTACIÓN: CUATRO PREGUNTAS CLAVES.

¿Qué es el tromboembolismo pulmonar (TEP)?
La enfermedad tromboembólica venosa incluye dos enfermedades: la trombosis venosa profunda (TVP) y la tromboembolia pulmonar (TEP). La TVP ocurre cuando se forma un trombo o coágulo en la pared de las venas obstruyendo el paso normal de la sangre, y ocurre generalmente en las venas de las extremidades inferiores (EEII). En ocasiones este trombo se desprende de la pared de la vena, viaja por el torrente sanguíneo hasta llegar al lado derecho del corazón, desde donde se envía a las vasos pulmonares donde queda impactado obstruyendo de nuevo el paso de la sangre, a lo que llamamos TEP.

¿Por qué es importante la TEP en el embarazo y en el puerperio?
Existen diferentes circunstancias que aumentan el riesgo de padecer una TEP, a las que llamamos factores de riesgo. Los factores de riesgo para el desarrollo de TEP se pueden agrupar en 3 grandes conjuntos:
1. Inmovilización (cirugías, ingresos hospitalarios, lesiones traumatológicas en EEII como fracturas o viajes prolongados, a lo que denominamos síndrome de la clase turista)
2. La presencia de cáncer, así como las diferentes circunstancias que lo acompañan: quimioterapia, catéteres, etc.
3. Aspectos relacionados con alteraciones hormonales: tratamiento con estrógenos (anticonceptivos orales), el embarazo, el puerperio y la fecundación in Vitro (FIV).
Debido a este último punto, en el que la gestación (embarazo, puerperio y FIV cuando existe) es un factor de riesgo para el desarrollo de TEP, es importante tener en cuenta el diagnóstico de TEP cuando una paciente gestante acude a urgencias con sintomatología compatible. El riesgo es mayor en el tercer trimestre y las primeras 6 semanas posparto, pero se mantiene hasta el mes 3 postparto. La fecundación in vitro aumenta aún más el riesgo, especialmente en el primer mes de gestación. Para poner números, la incidencia es de 0.3-1 caso de TEP por cada 1000 partos. En los países desarrollados, es una de las principales causas de mortalidad materna relacionada con la gestación.

¿Cómo se diagnostica la TEP? y ¿son peligrosas las pruebas diagnóstica para la gestante y/o el feto?
Los síntomas se asemejan a los de una mujer no gestante y son completamente inespecíficos, siendo los más frecuente: disnea, dolor torácico, tos y pérdida de conocimiento. Tras la sospecha clínica se debe progresar a hacer pruebas de imagen para llegar a correcto diagnóstico. La prueba de elección para confirmar el diagnóstico sería la ecografía doppler de extremidades inferiores, que no es nada invasiva y permite el diagnóstico de trombos en EEII. Si no da el diagnóstico, el siguiente paso sería realizar una prueba de imagen de la circulación pulmonar que permita visualizar los trombos en las arterias pulmonares. Existen dos opciones: la gammagrafía de perfusión (muy poca radiación), o bien una angioTC con protección mamaria (prueba diagnóstica de elección en el diagnóstico de TEP). Ambas son seguras, ya que la radiación administrada es claramente inferior a la que supondría un riesgo fetal. Además es esencial llegar a un correcto diagnóstico para pautar un correcto tratamiento, ya que estamos hablando de un cuadro potencialmente grave.

¿Cómo se trata la TEP? y ¿son seguros los tratamientos para la gestante y/o el feto?
El tratamiento básico de la TEP es la anticoagulación. Durante la gestación el tratamiento de elección son las heparinas de bajo peso molecular que se administras de forma subcutánea. El acenocumarol (Sintrom©) está completamente contraindicado durante el embarazo, porque ha demostrado producir graves malformaciones fetales.
En el puerperio podemos usar heparina de bajo peso molecular o Sintrom© de forma segura.
El tratamiento anticoagulante debe mantenerse al menos 6 semanas tras el parto y mínimo en total de 3 meses.

Formación en el grupo de trabajo de Enfermería de Neumología.

Los meses de febrero y marzo han sido de actividad intensa para el Grupo de Trabajo de Enfermería de Neumomadrid, que continúa buscando la autoformación y a la idea de compartir conocimientos, por lo que durante estos meses se han llevado a cabo dos cursos de lo que consideramos temas de gran interés entre la enfermería madrileña.
En el mes de Febrero, tuvimos la oportunidad de reunirnos con un gran número de enfermeras/os para ponernos al día sobre una de las patologías respiratorias más frecuentes, en el curso de “Actualización en asma para enfermería”, en el Colegio de médicos de Madrid.
Fue una extensa jornada donde pudimos abordar a fondo el asma desde las más variadas perspectivas, partiendo de conceptos básicos, y abordando aspectos del paciente asmático desde el laboratorio de función pulmonar, a la consulta de enfermería y el asma infantil, asma ocupacional o asma y tabaquismo. Todo ello con una gran participación de profesionales que asistieron al curso, que lo enriquecieron aportando ideas y experiencias.
La segunda parte de la jornada consistió en la realización de tres talleres (Peak flow y cooximetría, espirometría e inhaladores), también con una gran implicación por parte de los asistentes.
Y en este mes de marzo se ha llevado a cabo en la sede de Neumomadrid, la I Jornada de “Cuidado del paciente respiratorio en Atención Primaria”. Durante toda una tarde, se fueron desarrollando temas de gran importancia y actualidad para la enfermería respiratoria en Atención Primaria, como la realización de la espirometría y la terapia inhalada; mediante talleres muy dinámicos y prácticos. Así mismo, se abordaron temas como la utilidad de la pulsioximetría y el peak flow en este ámbito; la oxigenoterapia; y el abordaje del paciente fumador en la consulta de enfermería.
La jornada tuvo una gran acogida, y permitió el intercambio de experiencias entre la enfermería de nuestro grupo y la de Atención Primaria. Lamentablemente, gran número de enfermr@s no pudieron asistir por falta de aforo, por lo que intentaremos realizar una segunda edición del curso.
Seguiremos trabajando en la realización de cursos y jornadas que permitan el intercambio de conocimientos entre los profesionales que dedicamos nuestro trabajo al cuidado del paciente respiratorio… Nos vemos en el Congreso de Neumomadrid!!.

Llega la primavera y soy alérgico, ¿qué puedo hacer para que no empeore mi asma?.

Llega la primavera, y con ella, la época de polinización de las gramíneas, el olivo, el plátano de sombra y el plántago. ¿Qué debo saber si soy asmático y alérgico?
El asma es una enfermedad inflamatoria de las vías respiratorias cuyos síntomas se desencadenan, en los pacientes alérgicos por la exposición a estímulos, como los pólenes. Esta inflamación afecta principalmente a los bronquios pero se extiende incluso a la nariz, manifestándose como rinitis. Por lo tanto, debemos evitar el contacto con dichos alérgenos y aquí te damos algunas recomendaciones1:
– Conoce la concentración de polen existente. En España, existe una Red de Aerobiología (http://www.uco.es/real/) con muchas estaciones colectoras que dan información detallada sobre la cantidad y tipo de polen en casi todas las zonas. Además, existen diferentes aplicaciones móviles que informan sobre las concentraciones de los pólenes al instante, por ejemplo: Polen Control, Alergoalarm o Alerta Polen.
– Cierra las ventanas de casa, en las horas de mayor concentración de polen, para evitar que entren las partículas del exterior.
– Evita montar en moto, bicicleta o descapotables. Utiliza filtros antipolen en el coche.
– Instala aparatos de aire acondicionado con filtros.
– Evita salir a la calle los días de máxima concentración polínica, sobre todo en los días secos, soleados y ventosos. Si es imprescindible salir, utiliza mascarillas con filtro.
– Evita salir a zonas de abundante vegetación.
– Selecciona lugares de vacaciones libres de pólenes como playas.
– Evita o disminuye las actividades al aire libre durante las primeras horas de la mañana y la última hora de la tarde.
– Evita cortar el césped, estar cerca del césped recién cortado o tumbarte sobre la hierba.
– Dúchate y cámbiate de ropa después de hacer una actividad al aire libre.
– Seca la ropa en una secadora, mejor que al aire libre, ya que el polen se acumula en ella.
– Utiliza gafas de sol al salir al exterior.

1.- GEMA para pacientes. Recomendaciones sobre asma. [Internet] [citado 14 de marzo de 2017]. Disponible en: http://www.gemasma.com/

¿Por qué elegir Cirugía torácica como mi especialidad?

La cirugía torácica es una de las más desconocidas de las cirugías. Mientras se es estudiante, con suerte se pueden ver 2 ó 3 cirugías y apenas se pasa un día por la consulta. De esta forma es imposible descubrir una especialidad tan variada, tan amplia como la cirugía torácica. Lo primero de todo sería […]

a través de ¿Por qué elegir Cirugía Torácica como mi especialidad? — Neumomadrid

Por qué elegir la especialidad de Neumologia en el MIR.

El estudiante de medicina imagina la Neumología como el uso de inhaladores para tratar la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y el asma bronquial. No obstante, las áreas de trabajo que comprende esta especialidad incluye además las enfermedades respiratorias ocupacionales, trastornos del sueño, ventilación mecánica y cuidados respiratorios críticos, oncología torácica, tabaquismo, enfermedades vasculares pulmonares, […]

a través de Por qué elegir la especialidad de Neumología — Neumomadrid

Aumento de la mortalidad por enfermedades respiratorias.

Recientemente el INE ha publicado las cifras de defunciones en 2015, siendo estas 422.568, un 6,8% más que en el año previo. Por sexo fallecieron 213.309 hombres (5,8% más que en 2014) y 209.259 mujeres (7,7% más). La tasa bruta por 100.00 habitantes fue de 910,5 fallecidos, suponiendo un incremento del 6,9% respecto al año anterior. Destaca que las enfermedades del sistema respiratorio se sitúan como tercera causa, incrementándose un 18,3% respecto a la publicación anterior.
Las enfermedades del sistema circulatorio siguen siendo la primera causa de muerte (267,6 fallecidos/100.000 habitantes); los tumores la segunda (240/100.000) y las enfermedades del aparato respiratorio son la tercera causa de muerte (111,7/100.000 habitantes). Con respecto al año previo el incremento de los fallecimientos por enfermedades del sistema circulatorio fue del 5,8%, de los tumores 1% y por enfermedades del sistema respiratorio un 18,3%. Analizando por enfermedades, el mayor incremento de defunciones se produjo en neumonías (20% más en hombres y 21,8% en mujeres).
Con respecto a los tumores, los de mayor mortalidad siguen siendo el cáncer de bronquios y pulmón, con un incremento de 1,6% respecto al año 2014, y el de colon (que disminuyó su mortalidad un 2,3%). El cáncer de pulmón fue el de mayor mortalidad en varones, con un aumento de mortalidad del 0,3%, mientras que el de colon la redujo un 4,3%. En mujeres el cáncer con mayor mortalidad fue el de mama (0,1% más respecto a 2014).
En la comunidad autónoma de Madrid, al igual que en todas las del territorio nacional, las enfermedades del aparato respiratorio fueron igualmente la tercera causa de muerte con una tasa bruta de mortalidad 114,7/100.000 habitantes.
Estas cifras deben hacernos reflexionar sobre las posibles causas:
– Envejecimiento de la población: influye en cualquiera de las otras enfermedades que producen mayor mortalidad. No obstante, debemos tomar conciencia de que nuestros pacientes en Neumología son cada vez más pluripatológicos.
– Adecuada vacunación: hay que tener en mente que el mayor incremento de defunciones se produjo en neumonías, por lo que no se debe de relajar la recomendación de vacunación en la patología con enfermedad respiratoria crónica.
– Consumo de tabaco: éste también va a influir en las dos principales causas de mortalidad, las enfermedades cardiovasculares y los tumores. En este punto sí que se debe realizar un esfuerzo aún mayor para poder disminuir las cifras de prevalencia y con ello las consecuencias del consumo. Este esfuerzo se debe realizar desde distintos estamentos como la Administración (reforzamiento de las medidas legislativas), docentes (para tratar de inculcar a los escolares los peligros que conlleva el fumar) y desde la asistencia sanitaria, realizando una intervención en tabaquismo en cada visita, así como ofertando un tratamiento y seguimiento.

Es evidente que se debe pasar a la acción para no volver a ver un incremento tan llamativo en la mortalidad por enfermedades respiratorias cuando el año que viene se publiquen las cifras de mortalidad de 2016.

Exacerbaciones agudas de la Fibrosis Pulmonar Idiopática (FPI)

La Fibrosis Pulmonar Idiopática (FPI) se define como una neumonía intersticial fibrosante crónica, limitada al pulmón, de causa desconocida, que afecta generalmente a adultos mayores de 50 años, y asociada al patrón radiológico y/o histológico de la neumonía intersticial usual (NIU).
Es una entidad que se engloba dentro de las enfermedades denominadas “raras”; aunque esto no quiere decir que esta patología no se vea con cierta frecuencia en las consultas de neumología, ya que se estima que en España la FPI puede estar afectando a unas 7.500 personas.
La historia natural de la FPI es muy variable e impredecible. Hay pacientes que desde el momento del diagnóstico van a presentar una lenta progresión de la enfermedad con un deterioro clínico y funcional muy paulatino. Otras veces el deterioro es muy rápido desde el inicio del diagnóstico presentando en pocos meses una insuficiencia respiratoria crónica. Y hay un tercer grupo de pacientes en los que la enfermedad se manifiesta con periodos de relativa estabilidad alternando con episodios de progresión rápida o deterioro clínico agudo. Estos episodios de empeoramiento significativo y brusco es lo que se denominó por primera vez en 1993 “exacerbación aguda de la fibrosis pulmonar”.
Al igual que la FPI es una enfermedad que se diagnostica por exclusión de otras patologías, y que requiere haber descartado otras entidades que puedan presentar patrón de NIU radiológico o histológico. El diagnóstico de la agudización de la FPI también va a ser de exclusión. En la actualidad se han definido unos criterios diagnósticos para esta enfermedad y son los siguientes:
-. El paciente debe tener un diagnóstico previo o concurrente de Fibrosis pulmonar.
-. Aumento inexplicado de disnea en los últimos 30 días.
-. Presencia de consolidaciones o infiltrados nuevos con patrón de vidrio deslustrado sobre la fibrosis existente, observados en el TAC torácico.
-. Se debe descartar infección como causante de esos nuevos infiltrados o ese empeoramiento de la disnea.
-. También debemos descartar otras causas que simulen el cuadro. Lo más importante a descartar sería: Episodio de Insuficiencia cardiaca aguda; excluir la presencia de un tromboembolismo pulmonar; una bronco-aspiración aguda, o la inhalación de sustancias tóxicas.
Aunque para su diagnóstico no debemos encontrar ninguna causa aparente, sí se conocen distintos factores que pueden desencadenar una exacerbación en los pacientes que padecen FPI, así se han descrito casos de agudizaciones tras la realización de procedimientos invasivos como la toma de biopsias pulmonares o incluso la realización de la lavado broncoalveolar a través de broncoscopia. En otras ocasiones el deterioro brusco ha ocurrido tras una broncoaspiración o tras infecciones virales. También la exposición o administración de diferentes fármacos tales como etanercept, everolimus, infliximab, etc, pueden en determinadas ocasiones ser factores desencadenantes de la agudización, al igual que los antineoplásicos y el tratamiento con radioterapia. Incluso ambientes contaminados con altas concentraciones de ozono troposférico y óxidos nitrosos podrían estar involucrados.
Todos estos posibles factores desencadenantes ponen de manifiesto la complejidad de los distintos mecanismos patogénicos de esta enfermedad, mecanismos que en la actualidad desconocemos.
Un problema importante que con frecuencia suele verse a la hora de ir descartando otras patologías que simulan una agudización de la FPI, es que en ocasiones la extrema gravedad del cuadro, no nos permite realizar pruebas invasivas que ayuden a excluir una sobreinfección, teniendo entonces que manejar empíricamente la situación y obligándonos a actuar con sólo el diagnóstico de sospecha o presunción y no con un diagnóstico de certeza.
Para complicar más la situación, aparte de la gravedad del cuadro y de la complejidad de su diagnóstico de certeza, carecemos de evidencia científica a la hora de tratar estas agudizaciones. En las guías y recomendaciones internacionales sobre el manejo de la exacerbación de la FPI, solo disponemos de tratamientos con evidencia de calidad muy baja y con fortaleza de recomendación débil, ya que estas recomendaciones no están fundadas en ensayos clínicos rigurosos, sino sólo en la experiencia de los médicos sobre casos clínicos aislados. Lo que con mayor frecuencia se suele administrar son dosis elevadas de glucocorticoides o bolos de glucocorticoides, pero falta evidencia incluso en cuanto a las dosis recomendadas, los días duración del tratamiento, la vía de administración elegida, etc.
Por todas estas razones, el pronóstico de las agudizaciones de la FPI es lamentablemente muy malo, la mortalidad se estima en casi la mitad de los casos, siendo cercano al 90% en aquellos pacientes que precisen de ventilación mecánica no invasiva. Lo que hace que las agudizaciones de la fibrosis pulmonar sean las complicaciones más graves que pueden sufrir estos enfermos.
Ya que en sí mismas las agudizaciones de la FPI con tan graves, lo que mejor podemos hacer a día de hoy es intentar prevenirlas con los nuevos fármacos antifibróticos que ya están disponibles en el mercado, y seguir investigando en el desarrollo de nuevos tratamientos para esta devastadora enfermedad.